Terapia Regresiva de Vidas Passadas

¿Qué es?
Esta terapia parte del marco teórico del concepto de reencarnación, aunque no es necesario creer en ello para poderse beneficiar de sus efectos.


¿En qué consiste?
Consiste en llevar al consciente las experiencias traumáticas enterradas en el subconsciente, que son la causa de problemas, bloqueos o limitaciones actuales, entendiendo que dicha causa podría encontrarse tanto en una encarnación anterior (vida pasada) como en la vida actual: traumas experimentados en el momento de la concepción, etapa de gestación, nacimiento, primera infancia, adolescencia, vida adulta, etc.
Es habitual encontrar casos en que la causa principal de un problema o bloqueo tenga su origen en el vientre de la madre o en la experiencia del nacimiento. El feto se encuentra en un estado expandido de conciencia que le permite acceder a los pensamientos y sentimientos de las personas de su entorno, muy especialmente de la madre, a través de la cual lo capta todo, y que esta percepción continúa estando muy abierta en los primeros años de vida.
Por otra parte, las experiencias traumáticas de vidas pasadas, entendidas como actos de amor o desamor no resueltos, así como algunos pactos, votos, promesas, juramentos y maldiciones pronunciados o recibidos, provocan heridas en el alma que se traducen en la vida actual como traumas, bloqueos, enfermedades y dificultades varias que nos impiden alcanzar nuestros objetivos y vivir felices y en paz.


¿Qué se consigue?
Esta técnica consiste en profundizar en la experiencia original, experimentando todas las sensaciones físicas, emocionales y mentales con el fin de poderse liberar de esta carga energética y sus efectos nocivos que llevan a buscar el sufrimiento en el presente. La Terapia Regresiva ofrece la oportunidad de liberarse, sanar el pasado y las heridas del alma.
El trabajo con el alma permite erradicar toda clase de bloqueos, negatividad, malestares y limitaciones en cualquiera de nuestros cuerpos.
Al reconocer, comprender, aceptar, desactivar, liberar y sanar viejos patrones de energía limitantes, tiene lugar una profunda transformación en nuestra vida. Nuestra visión se amplía, tomando una perspectiva más elevada por lo que, evidentemente, el cambio se produce.