Esencias Florales

¿Qué son?
Son remedios obtenidos a partir de esencias elaboradas con flores. Las Flores de Bach, por ejemplo, se encuentran dentro del grupo de las terapias alternativas o naturales, y están reconocidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud) desde el 1983. La OMS ha subrayado su actuación favorable y ausencia de contraindicaciones al incluir la Terapia Floral de Bach en un informe sobre terapias no tradicionales (“Medicine traditionelle et coverture des Soins de Sante” OMS Geneve, 1983, pag.162).
A pesar de que las Flores de Bach son las pioneras, han surgido muchos otros sistemas, igualmente efectivos. De entre ellos, trabajo también con los sistemas de California, Australia, Amazonas, Esencias de Luz, etc.
En general, constituyen una terapia energética (vibracional), holística, que ayuda a restablecer la salud.


¿Cómo actúan?
La terapia floral es una terapia suave, inocua y atóxica, es decir, no tiene ningún efecto nocivo o tóxico para el organismo. Se trata de un método natural que no funciona por sus principios activos, sino por la vibración de las diferentes esencias, que actúan por la energía que emanan hacia nuestro cuerpo emocional. Cada flor posee también su propio campo emocional y una cualidad única. Esta cualidad es transferida al agua en el momento de su elaboración. Está demostrado que funcionan en animales y niños, por lo que no se puede tratar de una sustancia placebo.


¿Cuál es su principal efecto?
El principal efecto de las Esencias Florales es tratar las emociones. Todos tenemos actitudes y sentimientos negativos que general una determinada energía que actúa en nuestra contra y que puede materializarse más adelante en una patología física, emocional o mental.
Las Esencias Florales ayudan a corregir nuestras tendencias negativas por lo que contribuyen a prevenir el desarrollo de enfermedades. Nos ayudan a mejorar como personas, ya que permiten tomar conciencia del conflicto emocional para desbloquear o cicatrizar las lesiones energéticas provenientes de posibles desequilibrios emocionales. Permiten también eliminar los defectos o aspectos negativos de la personalidad, potenciando los positivos. Si, por ejemplo, una persona está sintiendo odio, la flor activará o potenciará el sentimiento de amor.


¿Qué temas se pueden tratar?
Las Esencias Florales abarcan una muy amplia gama de aspectos: ansiedad, impaciencia, nerviosismo, miedos, fobias, obsesiones, trastornos del sueño, insomnio, indecisión, falta de voluntad, falta de autoestima, problemas de concentración y estudio, estrés y tensión, pérdida de control, dependencia emocional, falta de energía, cansancio, agotamiento físico y mental, desánimo, pesimismo, negatividad, tristeza, depresión, pena profunda, hipocondria, celos, resentimiento, romper con el pasado, timidez, sentimiento de culpa, preocupaciones excesivas, traumas, falta de visión de futuro, realización personal…


¿Quién las puede tomar?
Al no tratarse de medicamentos, las flores pueden ser tomadas por todos, incluso bebés, mujeres embarazadas, ancianos, etc. Carecen de efectos adversos o secundarios y no hay posibilidad de sobredosificación. Son totalmente compatibles con cualquier tratamiento o terapia, tanto complementaria como de medicina convencional.